top of page
  • Foto del escritorMauricio Sáez Rojas - UAI

Las 10 principales tendencias de la cadena de suministro de ASCM en 2024


Por: Elizabeth Rennie

12.06.23


El suelo continúa moviéndose bajo los pies de los profesionales de la cadena de suministro. En una era de constante disrupción, rápida digitalización y crecientes demandas de los consumidores, las antiguas formas de gestionar las redes no son suficientes. Ahí es donde entran las 10 principales tendencias de la cadena de suministro de ASCM para 2024. Esta lista cuidadosamente seleccionada revela las fuerzas clave que darán forma al futuro de las cadenas de suministro. Desde aprovechar el poder de los datos y la IA hasta construir redes ágiles y resilientes, estas tendencias no son solo predicciones, sino imperativos para el éxito de la cadena de suministro:


1. Digitalización. La conversión de datos de un formato físico a uno digital habilita el Internet de las cosas, la inteligencia artificial, la cadena de bloques y los contratos inteligentes, las soluciones basadas en la nube y muchas otras tecnologías emergentes que dependen de insumos digitales de alta calidad. El próximo año, más organizaciones de la cadena de suministro transformarán sus redes en ecosistemas digitales conectados, inteligentes, escalables, personalizables y ágiles. Algunos lograrán una transformación digital holística, mientras que otros avanzarán más lentamente al equilibrar la inversión a largo plazo en automatización con la implementación inmediata de soluciones que reduzcan las tareas repetitivas y la fatiga cognitiva, al tiempo que permitan a los empleados centrarse en áreas donde los humanos se desempeñan mejor que las máquinas.


2. Big data y análisis. A través de big data y análisis de la cadena de suministro, las organizaciones identificarán más fácilmente ineficiencias, reducirán costos, mejorarán el servicio al cliente y fortalecerán la resiliencia y la agilidad para hacer frente a las interrupciones frecuentes. Las aplicaciones incluyen el uso de intercambio de datos de carga estandarizado para ofrecer eficiencias operativas, optimizar rutas y planificación portuaria, y reducir emisiones y costos; datos de ventas y marketing para predecir mejor la demanda, mejorar las prácticas de gestión de inventario y mejorar la experiencia del cliente; datos de sensores y gemelos digitales para identificar problemas potenciales, avanzar en el mantenimiento predictivo y optimizar el rendimiento del producto. Para maximizar el potencial del big data y el análisis, las cadenas de suministro deben priorizar el intercambio de datos y la información.


3. Inteligencia artificial. Los avances en inteligencia artificial (IA) se están produciendo a un ritmo sin precedentes y ofrecen numerosos beneficios inmediatos, particularmente en las áreas de abastecimiento inteligente, gestión de inventario y planificación de rutas logísticas. Los cobots impulsan la eficiencia del almacenamiento mediante la selección y el embalaje, la carga y descarga y el movimiento de objetos pesados; la visión por computadora admite la detección de defectos y el reconocimiento de objetos; la robótica permite un montaje y una soldadura más seguros; y la realidad aumentada avanza en la formación, el mantenimiento y el control de calidad. Mientras tanto, el aprendizaje automático (ML), un subconjunto de la IA que permite a las computadoras aprender sin ser programados explícitamente, se utilizará para hacer predicciones y decisiones sobre pronóstico de demanda, control de calidad, desarrollo de nuevos productos y mucho más.


4. Inversión en sistemas y personas. Para 2026, se espera que el mercado mundial de aplicaciones de gestión de la cadena de suministro alcance casi 31 mil millones de dólares. A medida que aumente la adopción de la tecnología de la cadena de suministro, seguirá generando conocimientos clave a partir de una automatización mejorada, datos de Internet de las cosas, blockchain, cadena de suministro como servicio, soluciones basadas en la nube y más. Estas tecnologías optimizan las redes, respaldan la sostenibilidad, mejoran la colaboración de los socios, mejoran la visibilidad y ayudan a las organizaciones a ser más flexibles y ágiles. En 2024, las inversiones esenciales en las personas a través de la capacitación y el desarrollo de la última tecnología crearán una cultura de innovación y alentarán a los empleados a compartir ideas que conduzcan al éxito real de la cadena de suministro.


5. Visibilidad, trazabilidad e inteligencia de localización. La visibilidad y la trazabilidad de la cadena de suministro permiten a las organizaciones rastrear el movimiento de bienes y materiales a través de cada nivel de la cadena de suministro, desde el origen del producto a través de sus diversas etapas hasta el destino final. Como resultado, las partes interesadas disfrutarán de un mayor acceso a datos casi en tiempo real relacionados con pedidos, inventario, entregas y posibles interrupciones. Al mismo tiempo, la inteligencia de ubicación ayudará a proporcionar un contexto esencial sobre el estado actual de sus redes. Esto, combinado con la IA (y su subconjunto, el ML), tiene el potencial de mejorar significativamente la predicción de condiciones futuras basadas en retrasos pasados, patrones de tráfico y clima, cuellos de botella en puertos y carreteras, etc.


6. Disrupción y gestión de riesgos. La interrupción de la cadena de suministro es ahora la norma, con una congestión continua de la infraestructura de transporte y logística, cambios geopolíticos, desastres naturales y condiciones climáticas extremas, escasez de materias primas, una pandemia global... y la lista continúa. En lugar de abordar los problemas a medida que surgen, las organizaciones están aprendiendo cómo prepararse constantemente para la disrupción mediante una gestión de riesgos eficaz. Esto implica identificar y evaluar riesgos tanto internos como externos; desarrollar estrategias de mitigación, como diversificar proveedores, aumentar el inventario y mejorar la visibilidad; probar y ensayar planes para identificar cualquier brecha y hacer los ajustes necesarios; comunicarse con las partes interesadas sobre la gestión de riesgos; y monitorear y actualizar continuamente los planes para garantizar que estén siempre actualizados y sean efectivos.


7. Agilidad y resiliencia. Nuestro mundo centrado en el consumidor requiere un tipo diferente de cadena de suministro, una que sea capaz de predecir, preparar y responder a la demanda y la combinación de productos y canales en rápida evolución. Como tal, la agilidad de la cadena de suministro requerirá nuevas capacidades y herramientas, incluidas máquinas capaces de realizar cambios más rápidos y manejar una gama más amplia de productos y tipos de envíos, robots colaborativos, embalajes inteligentes y otros. Una fuerza laboral calificada y flexible será esencial, a medida que más humanos programen y trabajen junto con estas tecnologías avanzadas y los equipos multifuncionales colaboren para resolver problemas en sprints cortos e incrementales. Todo esto fomentará la resiliencia de la cadena de suministro, una prioridad estratégica para 2024 que debe ir acompañada de digitalización, optimización, sostenibilidad y desarrollo del talento.


8. Ciberseguridad. Las cadenas de suministro modernas son globales, al igual que las amenazas que enfrentan. Los ciberdelincuentes no están limitados por la geografía y pueden apuntar a cualquier entrada o punto de acceso en la cadena de suministro, lo que genera la necesidad de que la ciberseguridad sea una parte central de las redes digitales e inteligentes. Es probable que continúe un aumento alarmante de los delitos cibernéticos, lo que provocará más filtraciones de datos, retrasos y escasez, daños a la reputación, problemas de cumplimiento, riesgos de seguridad y pérdidas financieras. Los profesionales de la cadena de suministro deben salvaguardar sus redes manteniéndose actualizados sobre las mejores prácticas; utilizar un enfoque de la ciberseguridad basado en el riesgo; e invertir en soluciones, formación y sensibilización en materia de ciberseguridad.


9. Cadenas de suministro verdes y circulares. Muchas organizaciones de la cadena de suministro se han fijado objetivos ambiciosos para convertirse en carbono neutral y alcanzar objetivos netos de residuos y agua en un futuro próximo. Al mismo tiempo, la creciente presión de los consumidores, empleados, inversores, gobiernos y reguladores obligará a otros a considerar cuidadosamente la sostenibilidad de sus operaciones futuras. Para lograr cadenas de suministro ecológicas y circulares, las organizaciones deben garantizar que el cambio pueda arraigarse en toda la cadena de valor de extremo a extremo. Esto implicará la colaboración de socios, la implementación de la tecnología adecuada, educar a los empleados, establecer objetivos de seguimiento claros, medir el impacto, identificar áreas de mejora e informar sobre el progreso para poder rendir cuentas.


10. Geopolítica y desglobalización de las cadenas de suministro. Los conflictos geopolíticos, incluida la guerra entre Rusia y Ucrania, la competencia económica y tecnológica y las preocupaciones de seguridad relacionadas, y la necesidad de que los países mitiguen los efectos del cambio climático seguirán provocando interrupciones en la cadena de suministro. Como resultado, más cadenas de suministro regionales recurrirán a redes más simples a través del nearshoring y el friend-shoring, que se basan en modelos de confianza entre naciones que tienden a compartir valores y creencias similares. Esta desglobalización puede resultar en una mayor seguridad y resiliencia; sin embargo, también es probable que aumente los precios, limite las opciones y reduzca la innovación debido al tamaño más pequeño del mercado.



bottom of page