• Mauricio Sáez Rojas - UAI

Logística más allá del 2018


Estas cuatro claves que se presentan fueron mencionadas como tendencias durante el 2016 y 2017. El veloz avance de la tecnología crea nuevos estados de mercados y consecuentemente cambios en la supply chain.

Se puede decir que las ventas tienen un antes y después de Internet y la logística un punto de inflexión a partir del e-commerce. Los clientes tal cual los concebíamos y su takt time han cambiado rotundamente.


Clientes comprando experiencias en lugar de productos


A partir de toda la información disponible, los fabricantes han comenzado a desarrollar productos que brindan más satisfacciones que las propias que indican sus especificaciones técnicas. El packaging ha dejado de ser una simple caja de empaque y se ha transformado en una característica más que interactúa con el consumidor. Ejemplo de interacción es la realidad aumentada (AR - Augmented Reality) que un cliente experimente mientras selecciona un vino para llevar de cortesía a la casa de un amigo. Otro ejemplo que hemos escrito en otros post es sobre la información brindada en los envases inteligentes que portan alimentos.

Por ende, cada vez es más difícil distinguir las capacidades del producto de la experiencia que sienten los clientes con el mismo. Cada vez más las decisiones y preferencias de compra están basadas en sentimientos, además de la facilidad, la transparencia y el servicio.


Planificación y control de inventarios en tiempo real


La mayoría de las empresas aún continúan pensando en el inventario de forma lineal. A partir del concepto de redes, hoy contamos con proveedores ubicados en las cercanías geográficas del cliente que proporcionan el inventario just in time. Hoy en día, es necesario que el inventario en toda la cadena de suministro es mucho más dinámico e incluso cuenta con modelos de gestión como el DDMRP – Demand Driven Material Requirement Planning, que permite a las organizaciones una producción alineada con la demanda real del mercado, facilitando una mejor y más rápida toma de decisiones, tanto a nivel de planificación como de ejecución, minimizando los impactos del bullwhip effect (efecto latigo)

Por lo tanto, contar con una visibilidad completa de la red de inventario para tomar medidas conduce a la reducción de los costos de inventario, aumento de la agilidad y flexibilidad, tanto en pedidos de gran volumen como en el comercio electrónico minorista.


Servir a cada cliente con su propia micro supply chain


Si la clave que posicionamos en primer lugar está orientada hacia la experiencia que vivencia el cliente con el producto, es natural pensar que cada una de esas experiencias es individual y no colectiva como estamos acostumbrados en la segmentación del mercado.

Las organizaciones han invertido internamente en sus cadenas de suministro enfocándose en desarrollar sus capacidades y procesos para reducir costos y mejorar la eficiencia y, obviamente, proporcionando valor comercial. Sin embargo, esto ha dejado a muchas empresas con cadenas de suministro estáticas y construidas para la satisfacción masiva del segmento meta.

Las crecientes expectativas de los clientes demandan más customizing (personalización), lo que ha llevado a la complejidad de las cadenas de suministro y exige ser más ágiles con la operación. Todo esto requiere flujos optimizados en múltiples partes, con la capacidad de actuar rápidamente en cualquier tipo de pedido. La colaboración en red y la co-creación en la cadena de suministro proporcionan flexibilidad en tiempo real para todos los stakeholders(partes interesadas)


Construir un ecosistema logístico


Es conceptualmente imposible y no recomendable que una compañía gestione sola toda su supply chain. Por lo tanto, se debe tender a operadores 5PL con alianzas estratégicas entre empresa y proveedor. Los proveedores se deberán transformar en socios que pueden proporcionar agilidad y visibilidad ante los clientes.

Desde la colocación del pedido hasta la última milla, todos los actores deben estar involucrados y comprometidos con la generación de valor. Un ecosistema de acción y toma de decisiones que garantice agilidad y armonía en toda la cadena de suministros.

Estamos transitando la mayor revolución industrial de todos los tiempos. Una era de innovación y tecnología que nunca antes se ha visto. Big databitcoinblockchain, inteligencia artificial, vehículos guiados automáticamente, drones, automatización, online learning, internet de las cosas y otros elementos de la cadena de suministros que probablemente aún no hayan sido descubiertos, indican que es fundamental una reingeniería de los procesos para garantizar la supervivencia en los mercados.

Cuatro claves, ex tendencias, que hoy son una realidad, para tenerlas presente en las próximas planificaciones estratégicas.


Fuente: Universidad de Barcelona.

SÍGUENOS:

  • Facebook Social Icon
  • LinkedIn Social Icon