top of page
  • Foto del escritorMauricio Sáez Rojas - UAI

Las pequeñas empresas también necesitan herramientas de planificación de la cadena de suministro


Traducción de Paul A. Myerson Profesor adjunto, Gestión de la cadena de suministro, Universidad de Kean y autor de libros sobre Lean y la cadena de suministro para McGraw-Hill, Pearson y Productivity Press 732-441-3879


Históricamente, los proveedores de tecnología de la cadena de suministro han prestado poca atención a las necesidades de planificación de las pequeñas empresas familiares. Esto es sorprendente, considerando que hay aproximadamente 32 millones de empresas de este tipo en los Estados Unidos, de las cuales 2,7 millones solo se dedican al comercio minorista, según el censo estadounidense de 2019.


En Estados Unidos, las pequeñas empresas, las tiendas familiares y los emprendedores son la columna vertebral de nuestra economía. Estas pequeñas y medianas empresas (PYME) incluyen minoristas tradicionales, minoristas electrónicos, minoristas omnicanal, mayoristas, distribuidores y pequeños fabricantes que a menudo operan con menos de 50 empleados.


Sorprendentemente, las “microempresas” que emplean a nueve personas o menos son el tipo más común de negocio del sector privado en Estados Unidos.


FALLA EN EL LANZAMIENTO


Dependiendo de una variedad de factores económicos, las pequeñas empresas pueden ser susceptibles al fracaso (el 50% fracasa en su primer año y sólo el 44% sobrevive más de cuatro años). Para complicar aún más las cosas, durante los últimos tres años las pymes han tenido que lidiar con interrupciones en la cadena de suministro que resultaron en escasez de productos y problemas de falta de existencias, así como excesos de existencias agravados por la inflación.


La falta de flujo de caja y de demanda es una de las principales razones por las que las pequeñas empresas fracasan. Parte de esto puede atribuirse a sus inversiones en inventario (excluidos los negocios de servicios puros). Tener demasiado inventario impacta negativamente el flujo de caja y muy poco impacta la demanda, es decir, pérdida de ventas.


Ahí es donde entra en juego tener un proceso sólido de planificación de inventario y pronóstico de ventas. El pronóstico de ventas e inventario para las pequeñas empresas es extremadamente importante, pero a menudo está desatendido, si no completamente descuidado.


Tener una buena comprensión de cómo podrían ser las ventas futuras y entender cómo pedir la cantidad correcta de inventario permite a las PYMES desarrollar una estrategia de adquisiciones informada para garantizar que el suministro coincida con la demanda de los clientes.


El proceso exacto de pronóstico de ventas será único para cada negocio, pero las PYMES deben al menos determinar sus canales de ventas (por ejemplo, tienda versus comercio electrónico), así como utilizar datos de ventas anteriores, incluir nuevos productos y definir períodos o periodos de pronóstico. planificación de grupos con hasta 12 meses de antelación.


Luego viene la planificación del inventario. Es común que las pequeñas empresas se queden sin un tipo de producto y les sobra otro. Esto puede deberse a problemas tanto con la precisión del pronóstico como con el stock de seguridad, que es el inventario de respaldo que se mantiene como protección contra las fluctuaciones de la demanda y la incertidumbre de la cadena de suministro.



Comments


bottom of page